lunes, 11 de junio de 2012

Con nombre de mes... Julio

Como lo de la escuelita está bastante encaminado, hoy voy a hablar de hombres. Bah! de uno solo, del mío.
Presenté a mis hijas, a mi nieto, a mi yerno y, pequeño detalle, no hablé nunca de mi marido. Qué ironía! siendo él el hombre más importante de mi vida.
El día que yo cumplía 17, nos pusimos de novios. Él era todo un hombre de 20! Yo, en Punta Alta, él en Pilar. Sin compu, ni teléfono, sólo cartas, miles de cartas que iban y venían a través del correo (Están todas guardadas) Cada tres o cuatro meses me iba a visitar, la mayoría de las veces, a dedo, porque el pasaje era muy caro. Él trabajaba acá, yo estudiaba allá, y nos extrañábamos... mucho, y confiábamos el uno en el otro. Tres años y medio fue así nuestro noviazgo. Me recibí en diciembre y un mes después nos casamos, en honor a la verdad, sin conocernos casi nada. Los dos escribíamos bastante bien y nos contábamos nuestros días en el papel. Él alquiló una casa en Pilar que nunca vi hasta que me vine a vivir en ella. Yo compré cosas para la casa que él nunca vio hasta que estuvieron en uso.
Me fui de mi casa... hija y nieta única, a la total aventura de empezar a vivir. Hasta ese momento me habían ayudado en todo, o habían vivido por mí para que nada pudiera pasarme. Pero lo amaba, con toda mi alma, y nada podría ser malo ni peligroso si estábamos juntos.
Conseguí trabajo, enseguida quedé embarazada, lloré y lloré porque extrañaba y me tuvo una paciencia que nunca más conocí en nadie.Y luchamos, codo a codo, día a día, año a año. Nos conocimos bien, nos gustamos, seguimos queriéndonos, superamos malos momentos, vivimos épocas muy difíciles y volvimos a elegirnos, cada día.
Todo esto pasó hace 28 años, y nos seguimos eligiendo. Hoy nos unen tal vez distintas cosas. Nos reímos juntos de lo mismo. Seguimos proyectando en común. Nos queremos bien.
Porque él es un ser especial, más allá de mi subjetividad. Tiene su corazón lleno de "dar" al otro. Planifica todo el tiempo cómo puede hacerle la vida más simple a los que lo rodeamos, y a muchos otros que ni siquiera conoce. No espera nada de nadie, por eso es feliz cuando alguien lo retribuye en un gesto. Está ahí para todos, y sin quererlo, todos somos dependientes de él, aunque nos propongamos no serlo.
Es genuino, sincero, buen tipo, inteligente, conciliador, emprendedor, chinchudo a veces. Jamás se queja de un dolor físico (aunque tenga la cara deformada por una muela infectada, valga el ejemplo)
No podía seguir en el blog sin hablar de Julio, porque me hizo conocer que la vida tiene muchas aristas, que la esencia está en hacer algo por el otro, que no hay que quejarse del problema, antes de que el problema llegue y cuando llegue hay que buscar la solución sin quejarse.
Fanático del deporte en general y del fútbol en particular, con la misma pasión que le fanatiza la vida. Tendrá sus defectos, seguramente, y serán muchos, probablemente, pero es tanto lo positivo de lo que se nutre que quedan en segundo plano.
Alguna vez dije que si volviera a nacer, no me casaría tan joven, que viviría un poco más sola, pero sin lugar a dudas, a los 25, a los 30, 40, o cuando fuese, me volvería a casar con él, porque ya no me acuerdo de mí, sin tenerlo al lado... por suerte.
Para terminar, lo dejo a Cortez que diga por mí, lo que siento. (Perdón por un post tan largo!)

De ayer a hoy, te siento

mi pulso permanente,


mi rosa de los vientos,


mi vuelo impenitente


origen de la brisa


que agita mis banderas,


mi piel y mi camisa,


mi casa y sus riberas.


11 comentarios:

  1. Divino!! divino!!! divino!!! me encantan las historias de vida, de la vida REAL, con continuidad feliz. Me gusta mucho cuando dices que se siguen eligiendo.

    Este post se complementa muy bien con la descripción que hizo Ann de su papá, no me queda duda de que es un hombre maravilloso, que prueba que no todos los hombres son iguales, sino que hay unos muy buenos por el mundo, como tu esposo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso lo que escribís de tu compañero de vida, Andrea! A celebrar ese amor construido desde el pie. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Qué bien hiciste en jugártela por él! Gracias por hacer que todo ese matrimonio, (menos los 9 meses que no presencié, así que no puedo dar fe) haya sido feliz. Gracias por el hogar, y no hablo de la chimenea guarda cosas.

    Los quiero, viejos jóvenes.

    ResponderEliminar
  4. Que hermoso post!! Me encantan estas historias de amor.. las sanas, las que perduran, las que se van renovando pero con los mismos actores, las que le dan pelea a la vida, las que se sacan risas, comparten, se aman.
    gracias por compartir tu linda historia!! Me gustó lo de las cartas, y que las tengan aun hoy guardadas.
    Hermosa familia!
    beso

    ResponderEliminar
  5. Cuanto amor y cuánto valorar del ser que elegiste para compartir tu vida!!
    Y de Ann por ustedes!!
    que cosa mas linda este post!!
    Gracias por compartirlo,
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué lindo post!
    Un homenaje al amor, sin lugar a dudas.
    Gracias por contarnos tu historia de amor!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Que lindo ma, mostraselo!Seguro le va a encantar leer lo que ya sabe que opinas de el, pero siempre es lindo que te repitan esas cosas!
    Te quiero Andre!

    ResponderEliminar
  8. Que hermosas palabras para tu compañero de vida, me hiciste emocionar!!! En esta epoca donde hay tanta superficialidad, me encanto leer tu historia. Gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  9. hola Andre! vengo de "un blog para un niño", ando de visita por los blogs para saber mas de ustedes... un abrazo, y estoy feliz de ser parte!

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Cuando me tropiezo con ellas, agarro las carpetas (sí, están encarpetadas porque son muchísimas!) y veo algunas, que hoy en día me parecen tan inocentes! Pero ayudan a revivir cosas lindas pasadas.
      Gracias por preguntar.

      Eliminar